Comer para vencer al cáncer

Recomendaciones alimenticias en el Día Nacional del Niño Con Cáncer

| 0 Comentarios

Hoy es el Día Nacional del Niño con Cáncer y por desgracia muchos niños padecen un tumor. La químico experta en nutrición Belén Álvarez Álvarez, coautora de Comer para vencer al cáncer, ha escrito un texto sobre las necesidades nutricionales de los pequeños enfermos.
Esperamos que estos consejos puedan ayudar a ellos y a sus familias a alimentarlos mejor para que su delicada salud no se quebrante, se mantengan fuertes y se recuperen pronto.
“Una buena alimentación y nutrición es muy importante cuando un niño tiene cáncer. La tolerancia a los alimentos y la capacidad de su organismo para asimilar los nutrientes es un punto clave. Consumir el tipo correcto de alimentos antes, durante y después del tratamiento puede ayudarle a sentirse más fuerte y a llevar la enfermedad de una manera más positiva.
Cada niño con cáncer tiene necesidades nutricionales particulares, es por ello que nunca deje de preguntar a su médicos especialistas en que es lo más o menos necesario para él, además estos profesionales harán que usted esté más tranquilo sabiendo que uno de los puntos clave en la enfermedad como es la buena alimentación la está haciendo de forma correcta.

Los niños oncológicos necesitan proteínas, carbohidratos, grasa, agua, vitaminas y minerales. Primeramente se evaluará un diagnóstico del estado nutricional por si padece tanto sobrepeso como el caso contrario: desnutrición, su edad y qué tipo de tratamiento farmacológico está recibiendo.

Proteínas

El cuerpo requiere de proteína para crecer, reparar tejidos y preservar la piel, las células sanguíneas, el sistema inmunitario y el revestimiento del tracto digestivo. Si no las consume podría prolongar el tiempo de recuperación de la enfermedad y reducir la resistencia a las infecciones. Después de la cirugía, la quimioterapia o la radioterapia, es posible que un niño necesite proteína adicional.

Carbohidratos

Los carbohidratos son la principal fuente de energía para el cuerpo y ofrecen el combustible que se requiere para la actividad física y para la función adecuada de los órganos. Los niños que se someten tratamiento contra el cáncer pueden requerir aún más calorías para la sanación de tejidos y obtener más energía. Las mejores fuentes de carbohidratos (frutas, verduras y granos enteros) proporcionan vitaminas y minerales, al igual que fibra y los fitonutrientes (nutrientes clave de origen vegetal) que las células del cuerpo necesitan.

Grasas

Las grasas tienen un papel importante en la nutrición. El cuerpo separa las grasas y las usa para almacenar energía, aislar los tejidos del cuerpo y llevar algunos tipos de vitaminas a través de la sangre.

  • Las grasas monoinsaturadas se encuentran principalmente en aceites vegetales como los aceites de oliva
  • Las grasas poliinsaturadas se encuentran principalmente en aceites vegetales como los aceites de, semilla de girasol, maíz y semilla de lino. Las grasas poliinsaturadas también son las principales grasas que se encuentran en los mariscos.
  • Las grasas saturadas (o ácidos grasos saturados) se encuentran principalmente en productos de origen animal como carnes rojas, aves, leche entera….
  • Los ácidos grasos trans se forman cuando los aceites vegetales son procesados en una margarina o manteca. Las fuentes de grasas trans se encuentran en los bocadillos y productos horneados con aceite vegetal parcialmente hidrogenado o manteca vegetal..

Agua

El agua y los líquidos  son vitales para la salud. Todas las células del cuerpo necesitan agua para funcionar. Si su hijo no toma suficientes líquidos o si tiene una pérdida de líquido por vómito o diarrea debida a la quimioterapia o radioterapia puede que se deshidrate. Si esto sucede, los líquidos y minerales que ayudan a mantener el buen funcionamiento del cuerpo pueden llegar a niveles peligrosos por descompensación .

Vitaminas y minerales

El cuerpo necesita cantidades pequeñas de vitaminas y minerales para su crecimiento y desarrollo normales, así como para una función adecuada. Las vitaminas y minerales también permiten que el cuerpo use la energía (calorías) que obtiene de los alimentos.

Por ejemplo algunos de los medicamentos usados para el tratamiento contra el cáncer pueden disminuir los niveles de calcio y de vitamina D, de manera que se pueden necesitar cantidades adicionales.

Puede que sea difícil para un niño que recibe tratamiento contra el cáncer tener una alimentación completa y equilibrada por  los efectos secundarios comunes del tratamiento, como las náuseas, los vómitos, aversión a ciertos alimentos y las llagas en la boca (mucositis) pueden dificultar la buena alimentación.

Debe de consultar siempre con su médico antes de dar cualquier vitamina, mineral o suplemento de cualquier tipo a su hijo, ya que éstos podrían interferir con los medicamentos del tratamiento contra el cáncer.

Para estos efectos hay una parte especializada en el libro “Comer para vencer el cáncer” que hace que todos ellos se lleven de una manera mejor. Además, es un libro con muchas fotos, colores, algo muy  visual y fácil  de leer. Y qué mejor manera que su niño haga una de las cosas mas enriquecedoras para un futuro como es la lectura que leerlo junto con sus padres con el objetivo de sanar y ponerse fuerte lo primero posible”.

Belén Álvarez Álvarez

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.