Comer para vencer al cáncer

Consulta a la doctora: “¿hasta cuándo duran los efectos de la quimioterapia?”

| 0 Comentarios

Hoy nos escribe Irene:

Mi madre dejó la quimioterapia hace un mes aproximadamente. Ya no toma ninguna pastilla. Ha estado 10 meses a 8 pastillas diarias durante 15 días y después descanso de 7 días. Ha tomado capecitabina. Tiene las manos muy dormidas continuamente y los brazos le pesan. Se le caen las cosas de las manos y todo. ¿Todavía pueden ser efectos de las pastillas? Gracias por contestar. Un abrazo. Irene


Respuesta de la doctora Fonseca:

Estimada Irene:
Ante todo quisiera daros mucho ánimo y fortaleza a vosotras como cuidadoras y familia, y a vuestra madre como paciente haciéndolo extensible al resto de pacientes y familias que tienen que luchar contra y convivir con los efectos secundarios de la quimioterapia, que a cambio regala oportunidades de curarse o alargar la cantidad y calidad de vida.
Algunos fármacos como la capecitabina, y más aun los taxanos y los platinos, producen una pérdida de sensibilidad y una sensación desagradable en manos y pies, que en el caso de la capecitabina se asocia con el daño de la piel, el conocido como síndrome palmoplantar y en los segundos con el daño de los nervios, una neuropatía periférica o “en guante y calcetín”.
Estos efectos duran meses, incluso años después de suspender el fármaco, y la mayoría de las veces se agravan los meses siguientes a finalizar el tratamiento. Además, si tras este tratamiento se pauta otra quimioterapia con similar toxicidad el efecto puede empeorar.
Por otra parte, es difícil saber cuánta debilidad atribuir a la quimioterapia y cuánta al tumor. Lo frecuente es que si el tumor va mejorando en el escáner haya que pensar que el agotamiento es por la quimioterapia y al contrario, si el escáner no muestra clara mejoría es más probable que el cansancio sea por el tumor.
Se puede mejorar con alimentos que protegen la piel como la avena y el aloe vera.
También protegiendo las manos del frio, del calor, hidratándolas ni exponiéndolas en exceso al agua.
Mucho ánimo y muchas fortaleza.
Paula J. Fonseca

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.