¿La quimioterapia ha cambiado el mal sabor de los alimentos? ¡Combátelo!

| 0 Comentarios

Hay tratamientos de quimioterapia que alteran el sabor de los alimentos, causando lo que se conoce como disgeusia. En muchos casos lo que el paciente nota es un sabor metálico.

Nuestro libro Comer para vencer al cáncer incluye un apartado titulado: Consejos generales sobre alimentación en el paciente con disgeusia, páginas 106-107 que, además, contiene un menú.

Para combatir el mal sabor sugerimos:

1. Sirve los alimentos a temperatura ambiente, porque el calor concentra más los olores

y mantén la ventana abierta para que las corrientes de aire dispersen dichos olores.

2. Hierve la comida (de este modo se dispersa el olor) y utiliza vasos de boca pequeña.

3. Enjuaga la boca antes de las comidas con ¼ de cucharadita de bicarbonato o con povidona yodada diluida en un vaso de agua para enmascarar el mal sabor de boca.

4. Suplementa los alimentos con gelatinas para suavizar los sabores y endulzarlos, o

con sulfato de zinc para mejorar el gusto.

5. Si tienes aversión a la carne roja o a los pescados azules, los siguientes modos de cocinarlos pueden favorecer su ingesta: con hortalizas, con vino o vinagre suave, macerados con salsa (tomate, bechamel, mayonesa, pesto, salsa dulce); con especias (pimienta, nuez moscada, canela, comino, azafrán); o con hierbas aromáticas (orégano, tomillo, romero, hierbabuena, albahaca, laurel, perejil).

Si sientes sabor metálico evita el contacto de productos ácidos (vinagre, zumo de frutas, tomates ácidos) con recipientes de metal pues facilitan la disolución de estos últimos (algunas cacerolas de acero inoxidable liberan níquel en contacto con alimentos ácidos).


Para más información, puede adquirir nuestros libros ‘Comer para vencer al cáncer’ y ‘Remedios naturales para síntomas habituales’ a través de este enlace: https://comerparavenceralcancer.com/nuestrolibro/

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.