Comer para vencer al cáncer

Consejos para potenciar el sistema inmune en pacientes con cáncer

| 0 Comentarios

La doctora Paula J. Fonseca, coautora de Comer para vencer al cáncer y Remedios naturales para síntomas habituales, nos recuerda que el cáncer y la quimioterapia pueden “debilitar las defensas y el sistema inmune”. Esto hace que aumente el riesgo de sufrir una infección, pero también de que el cáncer pueda extenderse “sin contar con la protección del propio organismo para combatirlo”, alerta. Como cualquier infección, “puede agravarse rápidamente en un paciente con cáncer”. La experta oncóloga nos recomienda tener cuidados especiales y disminuir el riesgo con alguna de las plantas medicinales y alimentos que nos propone a continuación.

A) PLANTAS MEDICINALES QUE POTENCIAN LA INMUNIDAD:

  1. Zumos, infusiones o bayas de arándano, que es un fruto rico en polifenoles antioxidantes, sustancias beneficiosas para los sistemas cardiovascular e inmunológico.
  2. Infusiones o comprimidos de equinácea. Se trata de un inmunoestimulante que aumenta los mecanismos de defensa. Además es antiinflamatoria por lo que impide la progresión de las infecciones y antibiótica y antivírica actuando, en enfermedades infecciosas más lentamente y de manera menos espectacular que los antibióticos, aunque en muchos casos con mejores resultados a medio y largo plazo. Su acción es curativa y preventiva, y además carece de los efectos secundarios de los antibióticos. Se recomienda en enfermedades infecciosas infantiles, en casos de gripe, sinusitis, amigdalitis, infecciones respiratorias agudas y crónicas o infecciones de la sangre de cualquier causa: ginecológica, urinaria, biliar… Para lesiones de la piel: al ser antiinfecciosa, cicatrizante y regeneradora de los tejidos. Recomendada en abscesos, heridas, quemaduras infectadas, foliculitis, acné infectado, úlceras de la piel incluidas las varicosas, psoriasis, dermatosis y eccemas. Se aplica tanto externamente como internamente.
  3. Infusiones de rooibos. Planta medicinal natural de Sudáfrica que lucha contra el cáncer, el envejecimiento sobre todo de la piel y el daño celular por su aporte en antioxidantes. Efecto antibiótico, antibacteriano, desinfectante y antiespasmódico en el intestino, útil frente a inflamaciones, diarrea e irritación intestinal. Reconstituyente, por su aporte en minerales y vitamina C, es una bebida ideal para pacientes con cáncer que deseen realizar deporte.
  4. Infusiones de tomillo o tomillo en polvo que es un antiséptico dado que su esencia tiene un poder desinfectante superior al del fenol y al del agua oxigenada. Su acción es efectiva en el aparato digestivo, respiratorio y genitourinario, y especialmente sobre las mucosas de la boca y garganta, así como las de los órganos genitales y la piel. También actúa como tonificante general del organismo. Conviene tanto en casos de agotamiento físico como psíquico. Abre el apetito, favorece la digestión, combate las putrefacciones intestinales por desequilibrios en la flora del intestino, expulsa gusanos intestinales, especialmente las tenias y es insecticida contra pulgas y piojos. Combate afecciones bucales y faringeas, la tos y es balsámico. Tiene un efecto antirreumático, aplicado externamente en fricciones, baños o cataplasmas. Además, es estimulante capilar, aplicado en loción o fricción sobre el cuero cabelludo, fortalece el cabello y previene su caída.
  5. Hongos asiáticos: Coriolus versicolor, reishi, maitake (Grifola frondosa) y shiitake (Lentinus edodes), tanto en infusión como en cápsulas. Combaten el cáncer, la fatiga y las infecciones al reforzar el sistema inmune y por su efecto antioxidante y detoxificante. Contribuyen al control de los síntomas asociados con el cáncer o sus tratamientos como vómitos, pérdida de apetito, sensación de falta de aire, agotamiento y dolor.
  6. Infusiones o brotes de alfalfa. Suplemento nutricional y reconstituyente por el alto aporte de minerales y vitaminas: para personas con anemia carencial, debilitadas, con estrés, con avitaminosis y desnutridas. Además, fortalece los huesos, previene la osteoporosis y el reumatismo y evita los calambres en piernas y la debilidad y dolor muscular.
  7. Infusiones o extractos de vellosilla. Planta medicinal que actúa como diurético y depurativo, desinflama el riñón y las vías urinarias con lo que reduce las infecciones urinarias, facilita la expulsión de cálculos renales y sustancias de desecho reduciendo el colesterol, el ácido úrico y la tensión.
  8. Infusiones de los frutos del enebro, enebrinas. Tienen efecto desinfectante, expectorante y son útiles en infecciones de la vía respiratoria.

 

 B) ALIMENTOS QUE POTENCIAN LA INMUNIDAD:

  1. Aceite de oliva y girasol: contienen ácido linoleico, necesario para la formación de anticuerpos (defensa del organismo frente a agentes externos). Además proporcionan vitamina E, que favorece la inmunidad al ser antioxidante.
  2. Alfalfa: los brotes tiernos son ricos en minerales y oligoelementos que favorecen la síntesis de anticuerpos.
  3. Polen: nutre, tonifica y aporta energía.
  4. Arándano: eficaz antibiótico contra las bacterias que causan infecciones urinarias y digestivas.
  5. Cebolla: sus compuestos azufrados ejercen acción antibiótica. Útil especialmente en infecciones respiratorias.
  6. Ajo: es un antibiótico natural. Estimula las defensas. Combate numerosas bacterias patógenas, especialmente las que causan gastroenteritis, infecciones urinarias y respiratorias.
  7. Col: las sustancias sulfurosas presentes en la col tienen acción antibiótica.
  8. Rábano: su esencia sulfurada de sabor picante ejerce una acción antibiótica recomendable en caso de infecciones de vias respiratorias como la sinusitis o la bronquitis.
  9. Frutas cítricas: proporcionan vitamina C y elementos fitoquímicos de tipo flavonoide que aumentan la capacidad defensiva de los leucocitos o glóbulos blancos, defensas, de la sangre.
  10. Kiwi: por su alto contenido en vitamina C y oligoelementos, estimula las defensas antiinfecciosas del cuerpo.
  11. Yogur, leche fermentada, kefir: las bacterias vivas que contienen protegen la mucosa intestinal y aumentan su resistencia frente a las infecciones. Además, mejoran la función del sistema inmunitario de todo el organismo.
  12. Germinados: son alimentos vivos, ricos en sustancias de gran valor biológico como las vitaminas y enzimas que estimulan la digestión, regeneran la flora intestinal y son antioxidantes, depurativos y remineralizantes. Se pueden germinar semillas de alfalfa o la soja verde, el trigo, la cebada, la avena y el brócoli.
  13. Levadura de cerveza: rica en vitaminas del grupo B y en oligoelementos.

 

OTROS: cereales integrales especialmente la avena, germen de trigo, pipas de girasol, nuez, almendra, anacardo.

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.