Comer para vencer al cáncer

Consulta a la doctora: “¿Qué debo cambiar en mi alimentación después de la cirugía para el cáncer?”

| 0 Comentarios

Hoy nos escribe María:

“Hace unas semanas pasé por una cirugía de cáncer de mama. En la Seguridad Social no me han informado sobre hábitos alimenticios y creo que es importante cambiar algunos. Me gustaría que me informaran si debo cambiar la leche de vaca por leche de soja, almendras, etc.; si debo cambiar el pan de trigo por integral, el arroz normal por integral,  si dejo de tomar yogur…

Sobre el alcohol, ¿tengo que eliminarlo por completo o puedo tomar alguna copa los fines de semana?

Gracias. Un saludo”

Respuesta de la doctora Paula J. Fonseca:

“Estimada María:
Ante todo quisiéramos animarla con su decisión de poner todo de su parte para que el cáncer que ha superado no vuelva a aparecer.
El cuidar su alimentación y hábitos de vida será crucial a partir de ahora.
En relación con sus dudas, estas son las recomendaciones basadas en la evidencia científica disponibles hasta la actualidad y recogidas en Comer para vencer al cáncer:
  • La información sobre el papel de la leche de vaca en diversos tumores, fundamentalmente los hormonodependientes como el de mama y próstata, es controvertida. Parece que la ingesta de 2-3 vasos de esta leche al día no se relaciona con riesgo de cáncer. De todos modos, las leches de avena, almendras o arroz podrían ser mejores no solo por su menor contenido hormonal, sino por ser más ligeras y fáciles de digerir.
  • Los productos elaborados con harina, como el pan, es preferible que sean integrales, y cualquier otro alimento lo más fresco y lo menos refinado posible.
  • El yogur o el kéfir son grandes aliados para preservar una flora intestinal de calidad, lo que ayuda a una mejor digestión de los alimentos.
  • A lo anterior debe sumar el consumo diario de alimentos ricos en antioxidantes: vitamina A (frutas y verduras rojizas), C (cítricos) y E (aceite de oliva, semillas de girasol, frutos secos).
  • El tabaco es un agente tóxico implicado en al menos 1 de cada 3 cánceres, fundamentalmente en el cáncer de pulmón, esófago, cabeza y cuello, vejiga y cérvix.
  • El alcohol consumido con moderación, una copa de vino en cada comida, protege el corazón y los vasos sanguíneos. Sin embargo, el consumo de más de 2-3 vasos al día en el caso de mujeres o de 3-4 en el caso de hombres favorece el cáncer de mama, hígado, cabeza y cuello y esófago, principalmente.

María, recuerde siempre poner todo de su parte como está haciendo ya que, por muy lejos que parezca que está un sueño, nunca debemos dejar de perseguirlo. ¡Ánimo!”

Paula J. Fonseca

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.