Comer para vencer al cáncer

Consulta a la doctora: “¿Qué tipo de alimentación es recomendable para un paciente que recibe quimioterapia?”

| 0 Comentarios

Hoy nos escribe Eva:

“Ante todo quisiera felicitarles por haber creado una web tan importante e interesante. Es la primera vez que participo en consultas por Internet, pero en estos momentos necesito de su ayuda.

Durante este año en mi familia son todo malas noticias: 1. Mi padre falleció el pasado marzo de un cáncer de hígado sin ser bebedor. 2. En junio a mi marido le diagnostican cáncer de vejiga maligno, del que ya ha sido operado y empezamos quimio el día 18 de septiembre. Y en tercer lugar, a mi suegro en julio también le diagnosticaron cáncer de glándula salivar maligno. A mi suegro la semana del 14 de septiembre ya le empezaron a administrar radioterapia.

Yo hace ya 4 años que por cuestiones de salud sigo una dieta macrobiótica que me ha ayudado a no quedarme postrada en una silla, me siento fenomenal y estoy muy activa. Llevo una vida muy sana y normal sin necesidad de fármacos. Mi marido y mis hijos también comen de mi comida ya que mucha de ella les gusta, aunque a veces cocino cosas que les gustan mucho para ellos. Mi pregunta es: ¿Cree usted que una alimentación energética para ayudar a que se sientan fuertes es la que más les conviene?

A mi marido últimamente le dan espasmos musculares en el intestino, se siente súper hinchado y hasta se le quitan las ganas de comer. Yo le animo, pero no sé si se trata de un cúmulo de nervios, mala digestión o que tenga algo en el intestino. En casa consumimos cúrcuma y cuando les hago algún plato de carne siempre le echo un poquitín, sólo comen carne blanca, la otra la sustituimos por otros alimentos. Comemos mucha cebolla, en sopas y guisos y bebemos mucha agua.

Muchísimas gracias por su atención y muchas felicidades por su blog”.

Respuesta de la doctora Paula J. Fonseca:

“Apreciada Eva:

Ante todo quisiera felicitarla por su fortaleza, motivación y compromiso con los suyos.

En relación con su consulta pasamos a resumir aspectos importantes para ayudar a mantener la fortaleza mientras se recibe tratamiento con quimioterapia para un cáncer.

RECOMENDACIONES NUTRICIONALES PARA EVITAR LA DEBILIDAD MIENTRAS SE RECIBE QUIMIOTERAPIA:

Como se recoge en Remedios Naturales para síntomas habituales, los alimentos recomendados para ganar fortaleza son:

–          Anacardo: es rico en magnesio, cuya carencia produce nerviosismo e irritabilidad.

–          Nuez de Brasil: es muy rica en vitamina B₁ necesaria para la estabilidad del sistema nervioso.

–          Piñón: es una buena fuente de vitamina B₁, hierro y proteínas. Los piñones son muy nutritivos y tonificantes.

–          Guisantes y garbanzos: son ricos en vitaminas del grupo B, necesarias para el buen funcionamiento del sistema nervioso.

–          Plátano: es una buena fuente de vitamina B₆, hidratos de carbono, potasio y magnesio.

–          Yogur: el yogur, especialmente “bio”, contiene bacterias que aumentan la producción de factores vitamínicos del grupo B en el colon, como la biotina, la colina y el ácido pantoténico, también necesario para las neuronas.

–          Alimentos germinados: son ricos en sustancias de gran valor biológico como las vitaminas y enzimas, son fáciles de digerir y se asimilan muy bien, incluso en personas con dificultad para hacer la digestión. Son antioxidantes, depurativos y remineralizantes. Se pueden germinar semillas de alfalfa o la soja verde, el trigo, la cebada y el brócoli.

–          Levadura de cerveza: Es rica en vitaminas del grupo B y en oligoelementos.

–          Polen: nutre y tonifica.

La mayoría de los anteriores se deben consumir a diario:

–        Desayuno: yogur, levadura de cerveza y polen.

–        Media mañana: plátano.

–        Comida/Cena: garbanzos, guisantes, germinados.

–        Media tarde o al acostarse: 4 nueces, 4 anacardos y 4 piñones.

En relación con la alimentación MACROBIÓTICA, esta se fundamenta en una explicación trascendental y espiritual del modo de comer basada en el principio del Yin y el Yang, según el cual toda cosa está equilibrada por estas dos fuerzas.

Más allá del componente espiritual cuyo trasfondo y fundamento no ha podido demostrarse, se trata de una alimentación saludable independientemente de la motivación que lleve a ella.

De hecho, la afirmación de la importancia de la alimentación en tanto que es base de toda manifestación de vida, “Sin alimentación no hay vida; la calidad de la alimentación determina la calidad de la forma de vida”, es muy cierta.

La estrella en esta dieta, los cereales integrales y dentro de las verduras, las raíces, son alimentos que aportan energía y por tanto idóneos en personas que están superando una enfermedad.

Por todo lo anterior, seguir un dieta macrobiótica es una práctica en general saludable, pero si se lleva al extremo puede causar déficits nutricionales y enfermedades secundarias como anemia, fallo del riñón, déficit de vitamina C (escorbuto), de calcio y de proteínas”.

Paula Jiménez Fonseca

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.