Comer para vencer al cáncer

¿Sufrés de estrés? Cuidado, podrías desarrollar un cáncer

| 0 Comentarios

INMUNIDAD, ESTRÉS Y CÁNCER

Desde hace años se conoce que uno de los mecanismos que hace tan agresivo al cáncer, y en algunos casos tan difícil de combatir, es su capacidad para frenar la respuesta inmune que el organismo debería poner en marcha para erradicarlo.

Así, las células del sistema inmune “se ponen de parte” del tumor que consigue “engañarlas”.

Por otra parte, sabemos que cuando se produce una metástasis existe un nido celular previo que se aprovecha de procesos inflamatorios crónicos asintomáticos que tenemos en diferentes partes del cuerpo sin saberlo. El cáncer surge de un proceso inflamatorio, y crece más en ese ambiente, como explica el Dr Pere Gascón del Hospital Clinic de Barcelona en un artículo reciente. De ahí que los tóxicos ambientales como el tabaco que causa una inflamación crónica en los pulmones favorezcan la aparición de cáncer. Fumas e irritas constantemente los bronquios. Eso es un campo abonado –no todos los fumadores lo sufrirán– para que una célula cancerosa anide allí.

Actualmente, la inmunoterapia está desarrollando fármacos que han demostrado buenos resultados en algunos tumores. Estos fármacos identifican células que impedían actuar al sistema inmunológico que debe defendernos, las bloquean y potencian/activan la respuesta inmune contra el cáncer. Esto es una revolución de hace unos cinco años.

Últimamente, también se demostrado que el sistema nervioso, en general, propicia el crecimiento del cáncer, forma parte de la tumorogénesis, es decir, de la formación y el crecimiento del tumor. Y es lógico, porque el sistema nervioso regula el ritmo cardiaco, la respiración, el intestino. Todo. Es importante matizar que una emoción fuerte, una época limitada y concreta de tensión, estrés no ha demostrado causar cáncer, ya que el cáncer es consecuencia de un proceso lento, y el organismo tiene una capacidad de regeneración enorme. Sin embargo, cada vez tenemos más evidencias de que cuando una persona sufre estrés crónico, de meses/años –por la pérdida de un ser querido o una situación/injusticia social, laboral o familiar mantenida–esas emociones conducen a un estrés en el que se liberan citoquinas inflamatorias, sustancias que crean un ambiente proinflamatorio del que no se es consciente. Esto lo hemos visto en personas que pierden el trabajo y pocos años después desarrollan un cáncer.

Además, el sistema nervioso e inmune se interrelacionan, cuando el sistema nervioso está equilibrado, las defensas, la inmunidad está óptima. Un buen sistema nervioso que permite dormir bien, estar equilibrado y hacer ejercicio físico potencia las defensas. Y a la inversa, sabemos que los estados estresantes, el desánimo, la depresión, la ansiedad sobre todo si son crónicos, son estados proinflamatorios y procarcinógenos. Así, el estrés emocional crónico, habitualmente producido por una situación estresante y negativa mantenida en el tiempo puede poner en marcha el proceso que inicia un cáncer.

Para ampliar información: http://www.elperiodico.com/es/sanidad/20170718/pere-gascon-el-estres-emocional-cronico-puede-iniciar-el-proceso-de-un-cancer-6176396

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.