Déjate de aceite de krill, el aceite de oliva es mejor

| Sin comentarios

Hoy nos escribe Amelina:

A mi marido, diabético de tipo 1,  le han diagnosticado cáncer de próstata metastásico agresivo el pasado mes de marzo. El oncólogo le puso terapia hormonal y, antes de terminarla, ha comenzado con la quimioterapia con doxetacel.
¿Cree que le sería beneficioso tomar perlas de aceite de krill?


Respuesta de la doctora Paula J. Fonseca:

Estimada Amelina,

Ante todo, quisiéramos informarle que los tratamientos antihormonales, los más administrados para el tratamiento del cáncer de próstata metastásico o localmente avanzado pueden favorecer el incremento de las cifras de glucemia causando hiperglucemia. Esto puede afectar especialmente a pacientes diabéticos, obesos o con una vida sedentaria.

Nuestro libro Remedios Naturales para Síntomas habituales incluye un capítulo (página 99 a 108) con consejos de estilo de vida, plantas medicinales y alimentos que ayudan a controlar los niveles de glucemia.

Entre las plantas medicinales, el nogal es una de las que ha demostrado beneficio en el control del azúcar en sangre y entre los alimentos, las verduras por su bajo aporte calórico. El apio, la cebolla, la alcachofa, la lechuga, los espárragos, los puerros y los champiñones son alimentos recomendados para pacientes diabéticos que reciben tratamiento hormonal para un cáncer de próstata.

El consumo de hojas de nopal produce un descenso rápido de la glucemia en diabéticos tipo 2, los diabéticos no insulinodependientes.

El aceite de krill destaca por su alto contenido en ácidos grasos omega 3 en los que es rico el aceite de oliva. Estos ácidos grasos han demostrado un alto poder antioxidante y por tanto, combaten el envejecimiento y el daño de las células. Con ello se reduce el riesgo de enfermedades del corazón, los vasos sanguíneos, el cerebro, se reduce el colesterol y triglicéridos y la inflamación y se potencia el sistema inmune.

El aceite de krill procede de un crustáceo que habita en los mares de Rusia, Ucrania, Japón, la Antártida y la costa oeste de la isla de Vancouver.

En el caso concreto de un paciente con un cáncer hormonodependiente, es preferible el consumo de aceite de oliva y no de aceite de krill que podría interferir con el efecto antihormonal del tratamiento. También es recomendable que lo eviten las mujeres con cáncer de mama hormonodependiente o tipo luminal.

Así mismo, y dado que el aceite de Krill no ha demostrado científicamente ventajas sobre el aceite de oliva, recomendamos que cualquier persona que desee prevenir o combatir un cáncer opte por el aceite de oliva que es el que ha confirmado propiedades antitumorales en diversos estudios científicos como se recoge en Comer para Vencer al Cáncer.


Para más información, puede adquirir nuestros libros ‘Comer para vencer al cáncer’ y ‘Remedios naturales para síntomas habituales’ a través de este enlace: https://comerparavenceralcancer.com/nuestrolibro/

Deja un comentario

Los campos requeridos estan marcados con *.