Comer para vencer al cáncer

¿Qué factores determinan el modo de asumir el cáncer?

| 0 Comentarios

Diversos factores han sido relacionados con el perfil de afrontamiento que desarrollan los sujetos con cáncer:

gráfico

Figura 2. Esquema de factores que influyen en el afrontamiento de cada sujeto.

A) Factores derivados de la enfermedad que sufre:

  1. El tipo de tumor y extensión son menos importantes que el entorno. Así, un paciente que presenta un estado emocional lábil, con poco apoyo familiar, puede llevar peor la enfermedad independientemente de la gravedad y agresividad de esta. El caso contrario se puede dar cuando un paciente afronta de manera activa, con optimismo y un buen estado emocional una enfermedad con mal pronóstico por alto riesgo de recurrencia.

  2. La edad tiene que ver con la situación vital y familiar de los pacientes, con repercusiones en la adaptación a la enfermedad. Por ejemplo, los ancianos tienen más tendencia a la represión emocional o al estoicismo, más depresión, deseos de morir, más afrontamiento religioso y resignación pasiva.

  3. En relación con el género, las mujeres presentan un mayor malestar psicológico, ansiedad y depresión que los hombres. Así mismo, las mujeres son más activas en la búsqueda de apoyo social.

  4. El dolor es un síntoma subjetivo y uno de los mayores estresantes del paciente con cáncer, dado que interfiere en todas las actividades de la vida diaria, tanto físicas como psicológicas.

  5. La desnutrición causa debilidad física y mayor riesgo de depresión.

B) Factores ambientales tanto físico como sociales:

  1. El estatus socioeconómico tiene en cuenta los recursos económicos, la educación, el lugar de residencia y el empleo de los individuos y familias. Las familias más desprotegidas no siempre son las que peor afrontan la enfermedad pues suelen ser aquellas con un nivel socioeconómico alto las que sufren más ansiedad y temor.

  2. El apoyo social percibido, no sólo de familiares cercanos, sino de otras personas en la esfera del sujeto, y del propio sistema sanitario, es esencial para lograr el ajuste del sujeto al cáncer. El estrés de la pareja se relaciona de manera significativa con el del enfermo. A su vez, las parejas con mentalidad práctica contribuyen a generar estrategias de afrontamiento centradas en los problemas, reduciendo el estrés de los enfermos.

C) Factores personales:

  1. La personalidad previa del paciente es uno de los rasgos que más puede condicionar el comportamiento humano, su perfil de afrontamiento del cáncer y la toma de decisiones sobre el tratamiento. En las últimas décadas, hay un creciente interés en el llamado “modelo de los cinco factores” o “los cinco grandes”, a partir de la noción de que la personalidad se organiza alrededor de cinco grandes dimensiones o rasgos que estarían presentes en todos los seres humanos con carácter universal. Estos serían: 1) la extroversión; 2) la apertura a la experiencia; 3) la responsabilidad; 4) la amabilidad y 5) el neuroticismo. En situaciones de estrés, cada uno de estos rasgos tiende a asociarse con un perfil de afrontamiento determinado, contribuyendo al manejo de situaciones de estrés, ansiedad y ajuste general de la persona a la adversidad.

  2. El optimismo disposicional. En el campo de la salud, se define como la tendencia a pensar que los resultados clínicos van a ser favorables, y no van a ocurrir resultados adversos. Esto facilita el ajuste psicológico a la enfermedad, lo que se ha relacionado con diversos resultados clínicos positivos. Los pacientes pesimistas muestran un mayor número de estrategias de afrontamiento pasivas, tales como la negación de la situación y la evitación de hablar sobre la enfermedad. El optimismo se ha asociado con un mejor apoyo social y con el espíritu de lucha.

  3. La felicidad es un estado emocional que se asocia con sensación de bienestar, satisfacción y paz interior. Evidentemente, no es esperable que los enfermos con cáncer encuentren felicidad en esta condición, pero el grado de tristeza depende de rasgos como la personalidad, la espiritualidad, la esperanza, el apoyo, etc. Diversos estudios apuntan a que la felicidad ejerce un efecto positivo en el campo de la salud y la longevidad.

  4. Espiritualidad – creencias religiosas. Se trata de dimensión esencial del ser humano, una búsqueda universal del sentido y propósito de la vida, de la conexión de los seres humanos entre sí, con nuestro origen, con lo sagrado y con aspectos inmateriales de la existencia y la trascendencia. El ser humano es espiritual en mayor o menor medida, pero cada uno desarrolla esta facultad de una manera concreta. La religión es un tipo de expresión de la espiritualidad basada en un conjunto de creencias y prácticas asociadas con unas tradiciones particulares. Los pacientes con cáncer encuentran en su espiritualidad, un recurso de fortaleza que provee esperanza, confort y sentido a sus experiencias. La espiritualidad es considerada uno de los componentes de la calidad de vida, formando parte de la experiencia del cáncer en todas sus fases. El hecho de enfrentarse por primera vez con la posibilidad de la propia mortalidad desencadena una serie de cuestiones sobre el sentido o el propósito de la existencia. Por ello, esta vivencia afecta al proceso de toma de decisiones.

Paula J. Fonseca y Belén Álvarez

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.