Comer para vencer al cáncer

Consulta a la doctora: “Mi madre ha perdido el sabor de las comidas por la quimioterapia. ¿Puede tomar algo para remediarlo?”

| 0 Comentarios

Hoy nos escribe Irene:

“Mi madre, al estar tomando ya la quinta sesión de quimio, está perdiendo el sabor de las comidas. Todo le sabe mal y come poco. Le comentaron que comiera cosas frías,  pero con el oxiplatino le ha dicho la oncóloga que mejor que no. ¿Puede tomar algo o hay alguna cosa que le pueda dar otro gusto a la comida? Un abrazo y gracias”.

Respuesta de la doctora Paula J. Fonseca:

“Querida Irene,

El cambio en el sabor de las comidas es un efecto adverso común de la quimioterapia, especialmente de los platinos.

Además, empeora a medida que se suman ciclos de tratamiento.

A continuación os resumo unos consejos sencillos y útiles, así como una serie de especias e hierbas aromáticas que podrían ayudaros a mejorarle el gusto por la comida.

Dadle mucho ánimo de mi parte a vuestra madre y seguid a su lado como hasta ahora, intentando minimizar las toxicidades de los tratamientos. ¡Adelante familia!

CONSEJOS PARA PACIENTES CON CAMBIO EN LOS SABORES POR LA QUIMIOTERAPIA

La disgeusia es un efecto secundario frecuente de la quimioterapia. Esta se define como el cambio en la percepción del sabor de los alimentos que puede hacer que se perciban insípidos o con un desagradable sabor metálico.

En Comer para vencer al cáncer se recogen 10 recomendaciones y un menú semanal que pueden ser útiles para pacientes con este síntoma.

Unos consejos básicos serían:

  • Servir los alimentos a temperatura ambiente, porque el calor concentra más los olores, y mantener la ventana abierta en los lugares donde se come o cocina para que las corrientes de aire dispersen dichos olores.
  • Enjuagar la boca antes de las comidas con ¼ de cucharadita de bicarbonato o con povidona yodada diluida en un vaso de agua para enmascarar el mal sabor de boca.
  • Suplementar los alimentos con gelatinas para suavizar los sabores y endulzarlos.
  • Potenciar:

–        La toma de alimentos de sabor suave si predomina una sensación desagradable al comer: queso, cremas frías, helado, batidos, flan, yogur, cuajada, aves, pescado blanco, huevo, pasta, arroz.

–        El sabor de carnes, acompañándolas de una guarnición de setas con taquitos de jamón y ajos.

–        El sabor del pescado con una salsa verde con ajo, cebolla y perejil.

–        La carne o el pescado macerándolos antes de cocinarlos con vino o vinagre suave.

–        El sabor condimentando distintos platos con: salsa (tomate, bechamel, mahonesa, pesto, salsa dulce), especias (pimienta, nuez moscada, canela, comino, azafrán), hierbas aromáticas (orégano, tomillo, romero, hierbabuena, albahaca, laurel, perejil)”.

Paula J. Fonseca

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.