Comer para vencer al cáncer

Día del cáncer de mama: cómo vencer al cáncer de mama desde la prevención primaria

| 1 Comentario

El adenocarcinoma de mama es el cáncer más frecuente y la primera causa de muerte en mujeres españolas. Afecta a 1 de cada 8 y supone el 25% de todos los cánceres que se diagnostican en mujeres. Sin embargo, y a pesar de su agresividad en estadios avanzados, es el cáncer en el que más éxitos se han logrado en los últimos 20 años gracias al diagnóstico precoz o PREVENCIÓN SECUNDARIA a través de los programas de cribado con mamografía. La realización de mamografía a todas las mujeres mayores de 50 años de forma periódica ha permitido diagnosticar cánceres muy pequeños, antes de que la mujer los detectase. Esto ha hecho que sea el cáncer con mayor tasa de curación en España, superior al 83%, mayor que la media europea e inferior a la de Estados Unidos. La curación aumentó en nuestro país entre 1992 y 2002 un 1,6% anual y ha continuado aumentando hasta la actualidad.

Sin embargo, el gran reto es la PREVENCIÓN PRIMARIA, evitar que las mujeres padezcan esta enfermedad, y el modo de lograrlo es combatiendo los factores de riesgo que se enumeran a continuación:

Factores hormonales:

  • Edad: aumenta exponencialmente con la edad hasta la menopausia. Tras esta, si la mujer no gana peso, el riesgo baja debido a la caída en el nivel de estrógenos.
  • Factores reproductivos: la menarquía (primera menstruación) temprana, la menopausia tardía, el no tener hijos o la edad tardía al primer embarazo (pasados los 30 años) y la ausencia de lactancia suponen una mayor exposición estrogénica y, por tanto, un mayor riesgo.
  • Embarazo: tiene un doble efecto a corto y a largo plazo, con un aumento de riesgo por incremento hormonal en un principio, pero disminuyendo el riesgo a largo plazo y más si se da lactancia durante al menos 1 año.
  • Anticonceptivos y terapia hormonal sustitutiva (THS): podrían aumentar el riesgo al ser aportes hormonales exógenos. En el caso de la THS, el riesgo es mayor cuando se utilizan estrógenos y progesterona combinados que cuando se trata de estrógenos solos, y también cuando se mantienen más de 5 años.

Susceptibilidad genética:

  • Herencia: tener un familiar de primer grado, madre, hermana o hija con cáncer de mama duplica el riesgo.
  • Características de la mama: la densidad mamográfica alta es el factor de riesgo más importante, que varía en función de variables reproductivas y otros factores ambientales. Las enfermedades benignas de la mama aumentan la probabilidad de desarrollar cáncer de mama. El riesgo es mayor en lesiones “proliferativas” y aumenta aún más si presentan “atipia”.

Factores ambientales:

  • Consumo de alcohol: existe una clara asociación entre el consumo de más de 2 vasos de alcohol al día y el desarrollo de cáncer de mama.
  • Exposición a radiaciones ionizantes: principalmente en los primeros años de vida y en la adolescencia, con efecto dosis-dependiente.
  • Factores dietéticos: el consumo de grasa y carne procesada aumenta el riesgo y la dieta mediterránea lo disminuyen. Esto último se demostró en el estudio EpiGEICAM del grupo español de cáncer de mama (GEICAM) donde se encontró una asociación entre el consumo de frutas, verduras, legumbres y aceite de oliva, dieta mediterránea, y el menor riesgo de este cáncer, siendo el primer estudio que lo confirma de forma clara y rigurosa tras estudiar a 2037 mujeres (Castelló A. Br J Ca 2014).
  • Obesidad: aumenta el riesgo de cáncer de mama en mujeres posmenopáusicas, dado que en estas la principal fuente de estrógenos es el tejido graso. Por ello, como se recoge en Comer para vencer al cáncer, una de las mejores herramientas contra el cáncer de mama es mantener un peso adecuado combinando dieta mediterránea y ejercicio físico, especialmente a partir de los 45 años.
  • Ejercicio físico: combinado con una dieta rica en verduras, frutas y aceite de oliva, disminuye el riesgo de cáncer, sobre todo el ejercicio físico diario de forma constante, mantenido en el tiempo.

Si eres mujer, te animamos a cuidar todo aquello que está en tus manos: dieta, peso, ejercicio físico, consumo de alcohol, para reducir tu riesgo de desarrollar cáncer de mama y para, si ya lo has padecido, reducir el riesgo de recaída.

¡Porque tú, si tú, lo vales!

Paula Jiménez Fonseca

Para más información, puede adquirir nuestros libros ‘Comer para vencer al cáncer’ y ‘Remedios naturales para síntomas habituales’ a través de este enlace: https://comerparavenceralcancer.com/nuestrolibro/

Un Comentario

  1. Mensaje recibido y lo comentaré con familiares y amigas.

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.