Cómo controlar el peso fácilmente para vencer al cáncer de mama

| Sin comentarios

El cáncer de mama es el más frecuente y el que más afecta a mujeres de edad mediana. El cáncer hormonodependiente es el que cuenta con más opciones de tratamiento y con un mejor prónostico.

En este tipo de cáncer de mama la dieta saludable, el ejercicio físico diario y el control del peso corporal contribuyen en la lucha por la curación o mejora.

Así, es fundamental que se mantenga un peso adecuado. Una manera sencilla de calcularlo sería que su peso nunca sea superior a las 2 últimas cifras de su altura; es decir, si mide 1.55 m no debería pesar más de 55 kg siendo lo ideal en torno a los 50 kg, si mide 1.60 m no debería pesar más de 60 kg y lo ideal sería en torno a 55 kg. Otra forma de conocer si el peso es el adecuado sería a través de su índice de masa corporal (peso dividido entre la talla en metros al cuadrado), que no debe superar 25 Kg/m2.

Además, se recomienda hacer ejercicio físico, unos 15-30 minutos cada día, y la forma más sencilla es integrarlo en su vida diaria: desplazarse a pie, subir por escaleras no por ascensor, realizar las tareas del hogar, baile, gimnasia, caminata, …

En cuanto a la alimentación, un importante estudio español con repercusión internacional, el estudio PREDIMED, se sabe que medidas tan accesibles como la ingesta de aceite de oliva virgen extra y el seguir una dieta mediterránea pueden reducir el riesgo de padecer un cáncer de mama más del 60%.

La dieta mediterránea se resume en los siguientes 10 puntos que se recogen en el libro Comer para vencer al cáncer página 35:

  1. Aceite de oliva virgen extra: 4 cucharadas/día, 15% de las calorías diarias deberían proceder del aceite de oliva virgen extra
  2. Verduras: 2 raciones/día (1º plato de comida y cena), una ración en ensalada que mezcle verduras crudas
  3. Frutas: 3 piezas crudas y con piel/día, en el desayuno un cítrico, en la comida una fruta de temporada y en la merienda o cena preferiblemente una manzana
  4. Frutos secos: 30 g/semana (7 nueces o 20 almendras a la semana)
  5. Legumbres: 3-5 veces/semana (2º plato de comida). Las legumbres sustituyen a un plato de carne, pescado o huevo por eso equivalen a un 2º plato acompañadas de un 1º plato de verduras o mezcladas con estas. Por ejemplo, garbanzos con espinacas o con verdura
  6. Pescado: 3 veces/semana- 2º plato de comida o cena. Preferiblemente pescado azul y si es un pescado grande (salmón, trucha) cocinado al horno y rehogado con zumo de limón
  7. Carne: mejor ave o jamón serrano, 2 veces a la semana – 2º plato de la comida
  8. Evitar: bebidas azucaradas y carbonatadas
  9. Evitar: mantequilla, margarina y nata
  10. Evitar: bollería industrial, galletas y pan blanco (refinado)- máximo 1/semana. El pan debe consumirse con fibra y los cereales en grano, evitando el pan envasado de molde y los cereales refinados y endulzados

    Animamos a todos nuestros lectores seguir la dieta mediterránea que no solo es saludable sino también sabrosa, nutritiva y saciante.


  11. Para más información, puede adquirir nuestros libros ‘Comer para vencer al cáncer’ y ‘Remedios naturales para síntomas habituales’ a través de este enlace: https://comerparavenceralcancer.com/nuestrolibro/

Deja un comentario

Los campos requeridos estan marcados con *.