Comer para vencer al cáncer

Marzo 15, 2017
por Iván Alonso
0 Comentarios

Propiedades del kalanchoe: una planta a evitar por su probado efecto tóxico

Hoy nos escribe Zenaida:

“Mi hija tiene un microadenoma en la hipófisis. ¿Puede consumir kalanchoe? Por mi parte, estoy operada de vesícula y tuve pancreatitis. ¿Podría consumirlo yo también?”

Respuesta de la doctora Fonseca:

“Estimada  Zenaida:

Ante todo quisiéramos agradecerle su rigor consultando antes de probar una planta nueva.

Kalanchoe daigremontiana es una planta con propiedades anti-inflamatorias, antisépticas o efecto afrodisíaco. Se le han atribuido también propiedades curativas de diversas enfermedades a través de rumores o testimonios orales, que nunca se han documentado o confirmado de manera independiente.

Nuestra recomendación es evitar su consumo por su efecto tóxico bien documentado. Como el resto de plantas, los Kalanchoes contienen compuestos potencialmente bioactivos, pero a su vez, también posee múltiples substancias tóxicas para el corazón que causan también vómitos, diarrea, estupor y coma. En varios países se han documentado muertes tóxicas atribuidas al kalanchoe utilizado de manera negligente en medicina alternativa (McVann et alSouth African Med J 1992; Pierach, JAMA 1996), lo que puede llegar a ocurrir incluso con una sola toma (Kostakis & Byard, Forensic Sci Int 2009). Así, experimentos de toxicidad realizados en aves de corral mostraron que el extracto de Kalanchoe era venenoso. Las hojas de estas plantas pueden producir depresión, descoordinación muscular, temblores, convulsiones y muerte (Williams & Smith, Am J Vet Re 1984). En veterinaria se considera que la ingestión de pequeñas cantidades de planta de Kalanchoe es una de las causas más frecuentes de intoxicación letal por daño cardíaco en perros, gatos domésticos (Milewski & Khan, J Vet Emerg Crit Care 2006), y también en ganado (Masvingwe & Mavenyengwa, J S Afr Vet Asso 1997). Dada la elevada toxicidad, se ha propuesto el uso de estas substancias como insecticidas (Supratman et al, Phytochemistry 2001).

En definitiva, como el resto de las plantas y organismos naturales, el género Kalanchoe contiene múltiples substancias como las bufadienolidas, que podrían tener o no interés para combatir el cáncer. Este beneficio no ha sido demostrado aún. Dada la ausencia de datos de eficacia, pero sobre todo debido a la extremada toxicidad que estos compuestos han demostrado poseer, desde aquí no le recomendamos este tipo de preparados como medicina alternativa, sugiriéndole siempre que consulte todas sus dudas con los especialistas encargados de la materia.

Como reflexión final que deseamos compartan tanto los pacientes como los cuidados, es importante huir de la información sensacionalista, de los casos anecdóticos o milagrosos. Es entendible que deseemos apoyarnos en ellos, pero antes habría que hacerse estas preguntas:

  • Si me hablan de mejorías espectaculares con un compuesto me debo preguntar: ¿qué les ocurrió al resto de decenas de pacientes que han consumido esa planta y de los que no se sabe nada?
  • Los pacientes que mejoraron tomando Kalanchoe: ¿estaban recibiendo simultáneamente quimioterapia u otro tratamiento integrativo al que atribuir la mejora más allá del propio kalanchoe?
  • Si es tan potente su efecto: ¿por qué no se ha extendido su uso?

Recuerde que la medicina y la naturaleza está llena de alimentos y compuestos con propiedades saludables bien documentadas como la cúrcuma + pimienta, el rooibos, el té verde, el shitake/maitake/reishi, las semillas de chia/sésamo… Le animo a combinar estos con su dieta diaria y no el kalanchoe”.

Paula Jiménez Fonseca

Para más información, puede adquirir nuestros libros ‘Comer para vencer al cáncer’ y ‘Remedios naturales para síntomas habituales’ a través de este enlace: https://comerparavenceralcancer.com/nuestrolibro/

Marzo 13, 2017
por Iván Alonso
2 Comentarios

Microondas: cómo usarlo con seguridad en la preparación de las comidas

El microondas es un electrodoméstico clasificado como seguro por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Sin embargo, es importante conocer sus peculiaridades:

–          El microondas no calienta uniformemente el alimento: ciertos compuestos se evaporan modificando el sabor, el contenido en agua (deshidratación) y como el calor no penetra en las partes más gruesas de los alimentos, no se eliminan los microorganismos con la misma eficacia que con otros métodos de cocinado. Para que el calor se distribuya por todo el alimento, se recomienda dejar reposar la comida unos 3 minutos antes de sacarla del microondas.

–          Al ser un método de calentamiento muy rápido destruye un porcentaje ligeramente mayor de proteínas y nutrientes que cuando se cocina lentamente.

–          Los alimentos se deben calentar en recipientes de vidrio especiales para microondas dejando ventilar el interior del mismo, con la tapa abierta, un par de minutos antes de usarlo. Si estaban envasados en recipientes se deben quitar las fundas de plástico antes de introducirlos al microondas.

Al usar el microondas no hay el peligro de radiación por exposición a las partículas de radiofrecuencia. Una vez apagado no quedan residuos de estas partículas.

En resumen: aunque puede alterar algo el sabor, deshidratar el alimento y destruir ligeramente alguno de los nutrientes, el microondas es un electrodoméstico seguro.

Paula Jiménez Fonseca

Para más información, puede adquirir nuestros libros ‘Comer para vencer al cáncer’ y ‘Remedios naturales para síntomas habituales’ a través de este enlace: https://comerparavenceralcancer.com/nuestrolibro/

Marzo 10, 2017
por Iván Alonso
0 Comentarios

Aceite de palma, agente carcinógeno presente en la bollería industrial

El aceite de palma y sus derivados se emplean en la industria alimenticia y cosmética por su fácil obtención, bajo coste y su capacidad para mantenerse en textura untosa a temperatura ambiente, lo que permite combinarlo con múltiples ingredientes.

Con aceite de palma se elabora bollería industrial, platos preparados, aliños, salsas, frituras, pizza, helados, chocolates, bombones, margarinas, sucedáneos de pan como los palitos o galletitas saladas. También se emplea en cosmética para fabricar cremas, jabones y pasta de dientes.

A pesar de ser un aceite vegetal, contiene grasas saturadas (grasas “malas”), a diferencia de los aceites vegetales saludables, el de oliva y girasol, que contienen grasas insaturadas, las saludables. Cuando compramos alimentos conservados en aceite, si este es de oliva o girasol lo incluye el etiquetado, mientras que si es aceite de palma lo que pone la etiqueta es “envasado en aceite vegetal”, generando ambigüedad y confusión.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD) recomiendan evitar su consumo.

El aceite de palma suele calentarse a más de 200 ºC para mejorar su color, sabor y olor, y es entonces, en el procesado, cuando se generan compuestos con propiedades carcinógenas.

En resumen: el aceite de palma es uno más de los compuestos no saludables de la bollería industrial y los platos precocinados que debemos evitar y sustituir por alimentos frescos y, como aliño, emplear el aceite de oliva.

Paula Jiménez Fonseca

Para más información, puede adquirir nuestros libros ‘Comer para vencer al cáncer’ y ‘Remedios naturales para síntomas habituales’ a través de este enlace: https://comerparavenceralcancer.com/nuestrolibro/

Marzo 2, 2017
por Iván Alonso
4 Comentarios

Consulta a la doctora: “Quería conocer su opinión sobre el consumo de alimentos ricos en poliaminas en los enfermos de cáncer”

Hoy nos escribe Kiara:

“Apreciada Doctora:

Soy enferma de cáncer y tengo una pregunta. Algunos estudios afirman que en el caso de enfermedades como el cáncer, se desaconseja el consumo de alimentos ricos en poliaminas (de manera especial las solanáceas y la naranja), dado que favorecen la proliferación celular. Quería conocer su opinión al respecto. Gracias”.

Respuesta de la doctora Fonseca:

“Estimada Kiara:

En relación con su consulta quiero indicarle que es habitual detectar altos niveles de poliaminas en pacientes con cáncer.
Sin embargo, ningún estudio ha podido relacionar los alimentos ricos en éstas con la proliferación del cáncer. La diversidad de poliaminas, la gran cantidad de procesos intracelulares en los que están inmersas y la complejidad de los mecanismos por los que se sintetizan dificulta un mejor conocimiento de su acción.
Por su parte las solanáceas, como el pimiento, el tomate y la naranja, tienen propiedades depurativas y antitumorales por su alto contenido en vitaminas y por sus efectos antioxidantes para combatir el daño celular. Por tanto, estas verduras y fruta están indicadas en pacientes con cáncer y en todos aquellos que deseen seguir una dieta saludable.
Le animamos a continuar consumiendo naranja, pimiento y tomate, tres alimentos de alta calidad nutricional”.

Paula Jiménez Fonseca

Para más información, puede adquirir nuestros libros ‘Comer para vencer al cáncer’ y ‘Remedios naturales para síntomas habituales’ a través de este enlace: https://comerparavenceralcancer.com/nuestrolibro/

Marzo 1, 2017
por Iván Alonso
0 Comentarios

Consulta a la doctora: “Me operaron de tiroides con vaciamiento ganglionar izquierdo. ¿Qué dieta me recomienda?”

Hoy nos escribe Alejandra:

“Me operaron de tiroides con vaciamiento ganglionar izquierdo. El diagnóstico es carcinoma papilar multicelular clásica, estadio 2. ¿Qué dieta me recomienda?”

Respuesta de la doctora Fonseca:

“Estimada Alejandra:

Ante todo quisiera felicitarle por la operación y porque el tumor se haya podido erradicar.

Le animamos a seguir una dieta mediterránea rica en verduras, legumbres y frutas de la que encontrará múltiples ejemplos en las entradas previas en este blog. Reduzca la ingesta de carne y pescado que puede sustituir por legumbres con arroz.

Así mismo, debe evitar los alimentos que le enumeramos a continuación porque, además de ser poco saludables, contienen exceso de yodo:

  •  Leche de vaca y derivados: mantequilla, leche condensada, helados, queso, yogur…
  •  Soja y cualquier producto que la contenga, como la leche de soja.
  •  Pan con sal, pan de centeno y, en general, bollería industrial como magdalenas, bizcochos, sobaos, galletas…
  •  Verduras en conserva o enlatadas como los pepinillos.
  •  Algas marinas.
  •  Carnes curadas, en conserva, embutidos, vísceras, como chorizo, morcilla, salami, salchichón, cualquier tipo de jamón curado, salchichas, panceta, butifarra…
  •  Mariscos y crustáceos.
  •  Sal enriquecida con yodo o yodada. Ojo, la sal light, 0% o natural suele ser baja en sodio, idónea para hipertensos, pero contiene yodo y por tanto, desaconsejada para personas que precisen dietas pobres en éste.
  •  Alimentos o salsas envasados.
  •  Alimentos que contengan agar-agar, alginatos o cualquier derivado de algas marinas.
  •  Golosinas.
  •  Chocolate.

Le animamos a que cuide su alimentación, a que haga ejercicio físico diario y a que mire al futuro con ilusión y motivación”.

Paula Jiménez Fonseca

Para más información, puede adquirir nuestros libros ‘Comer para vencer al cáncer’ y ‘Remedios naturales para síntomas habituales’ a través de este enlace: https://comerparavenceralcancer.com/nuestrolibro/

Febrero 27, 2017
por Iván Alonso
0 Comentarios

Charla de la doctora Fonseca el 10 de marzo en Alhaurín el Grande sobre nutrición y cáncer

El próximo viernes 10 de marzo en la Casa de la Cultura de Alhaurín el Grande, Málaga (C/ San Sebastián, s/n), la doctora Paula Jiménez Fonseca impartirá una conferencia que llevará por título ‘Recomendaciones nutricionales para prevenir el cáncer y para el paciente oncológico’. En ella informará acerca de los alimentos más saludables y las estrategias de alimentación para pacientes con cáncer, todo a iniciativa de la Asociación Un sí por la vida – Unidos contra el cáncer.

En esta charla, que se celebrará a las 19:00 horas, se podrán encontrar los dos libros de los que la doctora Fonseca es coautora: Comer para vencer al cáncer y Remedios Naturales para Síntomas Habituales. En el siguiente enlace podéis encontrar más información.

Os dejamos con otro enlace a la página Un sí por la vida en la que se compartió una interesante conferencia de la doctora Paula J. Fonseca sobre ‘Nutrición y alimentación en pacientes con cáncer’http://bit.ly/2mlUHyw

Para más información, puede adquirir nuestros libros ‘Comer para vencer al cáncer’ y ‘Remedios naturales para síntomas habituales’ a través de este enlace: https://comerparavenceralcancer.com/nuestrolibro/

Febrero 24, 2017
por Iván Alonso
0 Comentarios

Consulta a la doctora: “Fui operada de cáncer de colon y voy muchas veces al día al baño. ¿Qué puedo hacer?”

Hoy nos escribe Elsa:

“Fui operada de cáncer de colon hace casi 2 años (me removieron una porción del intestino grueso). El problema que tengo es que voy muchas veces al día al baño (6 ó 7 veces al día, especialmente por las mañanas). ¿Qué puedo hacer para reducir el funcionamiento de mi estómago?”

Respuesta de la doctora Fonseca:

“Estimada Elsa:

Seguro que al leer su consulta muchos pacientes operados de un cáncer de colon se han sentido identificados.

Un modo de disminuir esos episodios de heces ácidas, líquidas y frecuentes consiste en ingerir alimentos astringentes en todas las comidas, como: arroz, patata, pasta, sémola, pan blanco, galletas María, verduras suaves cocidas (calabacín, calabaza, berenjena, zanahoria), tapioca, compota de manzana, plátano, membrillo, frutas en almíbar, al horno o hervidas, queso blando y fundido, yogur, carnes magras, jamón cocido o serrano desgrasado, pescado blanco, hierbas aromáticas, caldos, infusiones.

Así mismo, debe evitar/moderar el consumo de: fibra insoluble, verduras flatulentas o muy fibrosas como las de hoja verde, legumbres, cereales integrales, guisantes, espárragos, frutos secos, cebolla, fritos, rebozados, embutidos, pescado azul o marisco, alimentos muy calientes o muy fríos, leche, chocolate, cacao, repostería, zumos de frutas, bebidas carbonatadas y con gas, salsas comerciales.

Si algún día decide tomar un plato “fuerte”, puede combinarlo con un yogur mezclado con zumo de limón de postre y las legumbres puede consumirlas con arroz y el caldo de cocinar éste.

En Comer para vencer el cáncer apartado 6.3. diarrea, pág. 95 tiene un ejemplo de dieta y en Remedios Naturales para síntomas Habituales se recogen las principales plantas medicinales para regular el hábito intestinal, entre las que le sugerimos la infusión de cáscara de granada.

A continuación, enumeramos 10 consejos nutricionales que deseamos que le ayuden:

  1. Condimente los platos con sal (excepto si tu médico lo contraindica).
  2. Haga 6 comidas diarias de poca cuantía, en un ambiente tranquilo y masticando con lentitud.
  3. Beba unos 2 litros de agua entre las tomas, o de infusiones, caldos desgrasados o agua de arroz. Preparación de 1 litro de agua de arroz: hervir durante 20 minutos a fuego medio 50 g. de arroz y una zanahoria grande pelada en un litro y medio de agua con sal; colar y enfriar.
  4. Repose durante unos 20 minutos después de cada comida.
  5. Potencie: arroz, patata, pasta, sémola, pan blanco, galletas María, bizcochos caseros, verduras suaves cocidas (calabacín, calabaza, berenjena, zanahoria), tapioca, compota de manzana, plátano, membrillo, frutas en almíbar, al horno o hervidas, queso blando y fundido, yogur, carnes magras, jamón cocido o serrano desgrasado, pescado blanco, hierbas aromáticas, caldos, infusiones.
  6. Evite/modere el consumo de: fibra insoluble, verduras flatulentas o muy fibrosas como las de hoja verde, legumbres, cereales integrales, guisantes, espárragos, frutos secos, cebolla, fritos, rebozados, embutidos, pescado azul o marisco, alimentos muy calientes o muy fríos, leche, chocolate, cacao, repostería, zumos de frutas, bebidas carbonatadas y con gas, salsas comerciales.
  7. Recuerde que el ajo, espárrago, pescado, huevo y ceballo producen mal olor y el perejil, mantequilla y yogur reducen el olor.
  8. Añada suplementos de fibra soluble antes de las comidas principales: goma guar hidrolizada, plantago ovata (plantaben) para mejorar el tránsito y reducir la diarrea y su cuantía.
  9. Recuerde, si le han operado el íleon, que puede necesitar vitamina B12 inyectada por vía intramuscular y si tiene diarrea biliar, a veces es necesaria la toma de colestiramina para quemar las sales biliares.
  10. Pasados los primeros 3 meses debe intentar reintroducir progresivamente otros alimentos. Los cereales integrales, las legumbres y las verduras fibrosas se suele tardar tiempo en digerirlas bien. Las verduras, frutas y hortalizas hay que consumirlas con moderación, unos 50 gramos, inicialmente en puré, luego hervidas y si las tolera, puede ir aumentando la cantidad y el tipo. A continuación, introduzca guisos sencillos de patatas guisadas con carne o pescado preparado con poco aceite. Tome inicialmente yogur natural y después de varios meses comience con pequeñas cantidades de leche, medio vaso, aumentando hasta un vaso si la tolera bien.

Le animamos a ajustar su dieta para evitar esos despeños diarreicos que pueden irritar su intestino y que están alterando su calidad de vida”.

Paula Jiménez Fonseca

Para más información, puede adquirir nuestros libros ‘Comer para vencer al cáncer’ y ‘Remedios naturales para síntomas habituales’ a través de este enlace: https://comerparavenceralcancer.com/nuestrolibro/

Febrero 20, 2017
por Iván Alonso
0 Comentarios

Consulta a la doctora: “En relación al menú saludable de atún con ensalada, ¿sería recomendable que este atún sea enlatado o en conserva?”

Hoy nos escribe Lucrecia:

“En relación a la entrada del blog sobre el menú saludable de atún con ensalada, querría preguntarle si sería recomendable que este atún provenga de atún enlatado o en conserva. Muchas gracias por toda la valiosa información que nos facilita. Un saludo”.

Respuesta de la doctora Paula J. Fonseca:

“Estimada Lucrecia:

El atún es un pescado azul que combina fantásticamente con una ensalada aportando proteínas y aceites saludables. En Comer para vencer al cáncer lo incluimos en el TOP 10 DE ALIMENTOS ANTICÁNCER en la posición 8 junto con todos los pescados azules, de los cuales es uno de los más sabrosos.
Si lo compramos envasado es preferible que lo esté en un tarro de cristal y en aceite de oliva.
La mejor opción es el envasado casero. Para ello, basta tener tiempo y ganas y como INGREDIENTES: un tarro de cristal de 200-500 ml; bonito, trozos gruesos sin piel ni espinas; sal (35 g. por litro de agua); aceite de oliva suave y refinado (no virgen extra porque aporta demasiado sabor) y, opcional, pimienta negra en grano y/o laurel.
ELABORACIÓN:
Hervir los botes 15 minutos para esterilizarlos. Lavar el bonito y escurrir en un colador al menos 30 min.
Cocer agua con abundante sal en la olla, 35 g. por litro de agua. Esta sal funcionará también como conservante.
Cuando hierva, introducir las rodajas de atún, apagar el fuego, tapar la olla y dejar reposar unos 30 minutos. Sacar el atún y escurrirlo.
Se deja enfriar y luego se añade una base de aceite en los tarros y los vamos llenando de bonito, intentando no dejar huecos de aire.
Se cubre la parte superior del tarro con aceite, pimienta en grano y el laurel y se deja un espacio de 2,5 cm. libre hasta el borde del tarro, limpiando los bordes y las roscas si se han manchado al llenar los botes. Se cierran los tarros con las tapas.
Para esterilizar la conserva, se ponen los tarros en una olla separados entre sí y se llena de agua sin sumergir los tarros por completo. Calentar y cerrar la olla, dejando salir el aire durante 10 minutos. A continuación, cerrar herméticamente y mantener 100 minutos.
Transcurrido el tiempo indicado, apartar la olla del calor y dejar que se enfríe naturalmente.
Abrirla y sacar los tarros del agua, depositándolos sobre un paño para que se enfríen.
Lugar de conserva: oscuro, fresco y seco.
Tiempo de conserva: aguantan mucho, lo ideal es consumirlos a los 6-12 meses”.

Paula Jiménez Fonseca

Para más información, puede adquirir nuestros libros ‘Comer para vencer al cáncer’ y ‘Remedios naturales para síntomas habituales’ a través de este enlace: https://comerparavenceralcancer.com/nuestrolibro/

Febrero 15, 2017
por Iván Alonso
0 Comentarios

Consulta a la doctora: “Mi hija va a tener su primer tratamiento con yodo y tengo algunas dudas con los alimentos”

Hoy nos escribe Carmen:

“Mi hija va a tener su primer tratamiento con yodo y tengo algunas dudas con los alimentos sin yodo, como por ejemplo el melón, el plátano, la papaya, algarrobina, pan árabe, arroz… Le estoy dando la sal marina sin yodo, limón, etc.

Ojalá me pueda ayudar con algunos platos, ya que me originan ciertas dudas. Gracias”.

Respuesta de la doctora Paula J. Fonseca:

“Estimada Carmen:

Le adjuntamos a continuación una sugerencia de menú clasificando los alimentos según su contenido en yodo en: adecuados, moderar su consumo o desaconsejados.

Los que nos indica: melón, plátano, papaya, algarrobina, pan árabe, arroz, son todos adecuados.

Le animamos a que adapte la dieta para ayudar a su hija y que lo haga con motivación. ¡Ya verá como logrará un menú variado y sabroso!

MENÚ PARA PACIENTES CON DIAGNÓSTICO DE CÁNCER DE TIROIDES Y NECESIDAD DE DIETA BAJA EN YODO:

DESAYUNO

  • Leche de: avena, arroz, sésamo, quinoa, almendras.
  • Cereales: avena, quinoa puros sin procesado o pan blanco sin sal.
  • Zumo de cítricos: naranja o limón.

 Moderar el consumo de:

  • Café, prepararlo con agua destilada.
  • Algunos cereales: trigo, cebada, centeno o cereales comerciales enriquecidos con chocolate u otros productos industriales.

 Desaconsejado:

  • Leche de vaca y derivados: mantequilla, leche condensada, helados, queso, yogur…
  • Soja y cualquier producto que la contenga, como la leche de soja.
  • Pan con sal, pan de centeno y, en general, bollería industrial como magdalenas, bizcochos, sobados, galletas…

COMIDA/CENA

1º PLATO

  • Arroz.
  • Legumbres: lentejas, alubias, garbanzos.
  • Verduras fresca bien lavada, consumida cruda o cocida con sal sin yodo: tomate, zanahoria, pimiento, calabacín, calabaza, pepino, berenjena, alcachofa, lechuga, repollo, borraja…
  • Patata cocida/frita, si se le añade sal que sea sin yodo.

2º PLATO

  • Carne de pollo, pavo, conejo o cordero cocinada a la plancha.
  • Pescado de río: carpa, trucha, anguila, rodaballo…
  • Claras de huevo.
  • Guarnición: Patata cocida/frita con sal sin yodo.

POSTRE

  • Fruta: pera, cereza, melocotón, melón, sandía o plátano…

Moderar el consumo de:

1º PLATO

  • Legumbres: guisantes.
  • Algunas verduras frescas: ajo, cebolla, acelgas y champiñones…

 2º PLATO

  • Carne roja: cerdo y ternera.
  • Pescados: salmón, arenque, merluza, lubina, dorada y atún.
  • Pizza.

 POSTRE

  • Manzanas (salvo la clase golden).

Desaconsejado:

1º PLATO

  • Verduras en conserva o enlatadas como los pepinillos.
  • Algunas verduras y hortalizas frescas: judías verdes, acelgas, brócoli, coles de bruselas, espinacas, hojas de nabo, espárragos, remolacha, berros y apio.
  • Algas marinas.

 2º PLATO

  • Carnes curadas, en conserva, embutidos, vísceras como chorizo, morcilla, salami, salchichón, cualquier tipo jamón curado, salchichas, panceta, butifarra…
  • Pescados, especialmente los de mar, mariscos y crustáceos: bacalao, mejillones, almejas, berberechos, ostras, lenguado, mero.
  • Yemas de huevo.

 POSTRE

  • Fresas, manzana golden, mora y piña.

Alimentos y bebidas desaconsejados:

  • Sal enriquecida con yodo o yodada. Ojo, la sal light, 0% o natural suele ser baja en sodio, idónea para hipertensos, pero contiene yodo y por tanto es desaconsejada para personas que precisen dietas pobres en éste.
  • Alimentos o salsas envasados.
  • Alimentos que contengan agar-agar, alginatos o cualquier derivado de algas marinas.
  • Golosinas.
  • Chocolate.
  • Frutos secos.
  • Bebidas: gaseosas, whisky o cualquier producto que contenga eritrosina E-127, agua embotellada, bebidas isotónicas…

 

Paula Jiménez Fonseca

Para más información, puede adquirir nuestros libros ‘Comer para vencer al cáncer’ y ‘Remedios naturales para síntomas habituales’ a través de este enlace: https://comerparavenceralcancer.com/nuestrolibro/

Febrero 13, 2017
por Iván Alonso
0 Comentarios

Consulta a la doctora: “Mi madre padece cáncer de páncreas. Quisiera saber cómo ayudarla con el tema de las comidas”

Hoy nos escribe Cristina:

“Me gustaría que me orienten un poco: mi madre padece cáncer de páncreas y se le ha realizado una cirugía duodeno pancreática cefálica con preservación pilórica. Los resultados de la toma de muestras han sido “buenos” porque han dado negativo.

Posteriormente le han dado ciclos de quimioterapia adyuvante y en la actualidad estamos en la fase de radio con 25 sesiones. Mi consulta viene porque me gustaría saber cómo puedo ayudarla en el tema de comidas y procesados de las mismas, debido a que en este tipo de pacientes el procesado y digestión es más difícil. También quisiera saber si el libro Comer para vencer el cáncer nos resultaría útil, ya que no sé si está enfocado a este tipo de cáncer, si es para todo tipo o para alguno en especial.

Muchísimas gracias, un saludo”.

Respuesta de la doctora Paula J. Fonseca:

“Estimada Cristina:

Ante todo, quisiera felicitarle por su apoyo a su madre, a su curación y a que siga un estilo de vida saludable a través de la alimentación. Como usted misma indica, es importante adecuar los alimentos con propiedades antitumorales a su nueva capacidad de ingerir y digerir tras la cirugía del cáncer de páncreas.

En relación a su consulta, le indico que Comer para vencer al cáncer es un libro avalado por la Sociedad Española de Oncología Médica que recoge información contrastada y basada en evidencia científica sólida. El libro está dirigido a cualquier persona que desee seguir una dieta saludable, con una parte dedicada más a la prevención y otra adecuada a pacientes que están luchando contra el cáncer. El contenido es cercano, con consejos aplicables y trucos de cocinado para potenciar las propiedades de los alimentos.

Si desea un texto específico para pacientes con cáncer de páncreas, le recomendamos que acceda a la web de la Asociación de Cáncer de Páncreas ACANPAN (http://www.asociacioncancerdepancreas.org). En dicha web está disponible un manual titulado Cáncer de Páncreas: Alimentación y Calidad de Vida, que recoge los aspectos fundamentales de este tumor y en el que he colaborado como coordinadora y autora.

Cáncer de Páncreas: Alimentación y Calidad de Vida es una guía de apoyo para pacientes y familiares que ofrece información sobre este cáncer y recomendaciones sobre hábitos de vida, incluyendo la alimentación y el ejercicio físico, con el fin de prevenir y actuar ante las complicaciones nutricionales, físicas, emocionales y sociales del tumor. Puede acceder a él a través del enlace: http://bit.ly/1HukgCF

También está disponible en la web de la Fundación Más que ideaswww.fundacionmasqueideas.org

Cuando se descargue dicha guía, encontrará las recomendaciones sobre la alimentación en el capítulo 2.

Como primera aproximación, quiero indicarle que la dieta de un paciente con cáncer de páncreas debe ser en general como la de cualquier otra persona (si no presenta ninguna complicación): rica en verduras -si las tolera- y variada. Así mismo, es importante cuidar ciertos aspectos para prevenir o controlar las complicaciones, entre las que las más frecuentes son:

  • Hiperglucemia: todos los pacientes tienen riesgo de que les “suba el azúcar” en sangre, por ello deben evitar la bollería industrial, los dulces comerciales y las bebidas envasadas, que además son alimentos nada saludables.
  • Anorexia: la pérdida de apetito puede causar un adelgazamiento importante, por ello es fundamental hacer comidas frecuentes y ligeras.
  • Malabsorción: puede producir diarrea con heces pastosas y a veces obliga a tomar suplementos o medicamentos que contengan las sustancias que no están funcionando correctamente para asimilar los alimentos que consumimos. Los alimentos más difíciles de digerir son las grasas, y por eso se recomienda cocinar al vapor o a la plancha, evitar los rebozados y consumir carne magra (baja en grasa) como la de pollo, pavo, conejo, el lomo y el solomillo de ternera, la pierna de cordero, la paleta y el solomillo de cerdo.

En definitiva, toda persona debe evitar la bollería industrial, los azúcares comerciales y las grasas provenientes de embutidos o carne procesada, y los pacientes con cáncer de páncreas más aún si cabe, como se recoge en Comer para vencer al cáncer (apartado de pacientes).

Como orientación con las comidas:

  • Desayuno: zumo de naranja/limón o piña, yogur y cereales.
  • Comida y cena: 1º plato de verduras, si se toleran mal tomarlas en puré; 2º plato de carne magra o pescado blanco; y de 3º plato una pieza de fruta, preferiblemente manzana.
  • Media mañana/tarde (1 de las 4 opciones): 1) pan con queso y/o jamón cocido/pavo; 2) yogur o cuajada (en momentos de máxima pérdida de apetito); 3) batido de fruta con yogur o cuajada; 4) batido de zanahoria, apio, remolacha y manzana”.

Paula Jiménez Fonseca

Para más información, puede adquirir nuestros libros ‘Comer para vencer al cáncer’ y ‘Remedios naturales para síntomas habituales’ a través de este enlace: https://comerparavenceralcancer.com/nuestrolibro/